La protección contra incendios en los hospitales necesita de un requerimiento técnico en el que es imprescindible contemplar el diseño de los centros sanitarios.

En la página web Casasolo.es reunen los aspectos fundamentales a tener en cuenta en el diseño de hospitales seguros frente al fuego para, de este modo, contribuir a crear una arquitectura rigurosa y fiel a los pacientes y profesionales de los centros sanitarios.

Medidas de prevención y protección contra incendios en los hospitales

Es necesario destacar las medidas de prevención y protección contra incendios, puesto que los hospitales son centros muy complejos de evacuar en su totalidad.

Por este motivo el objetivo principal debe ser el de prevenir el incendio y, en caso de que se origine, evitar su propagación en el interior del edificio.

Para ello es esencial plantear un diseño y una construcción estratégica que faciliten la implementación de todas las medidas de seguridad establecidas en la normativa.

El Código Técnico de la Edificación (CTE) obliga a los centros hospitalarios a cumplir una serie de condiciones de compartimentación, evacuación y señalización, tanto a los edificios de obra nueva como a los existentes, planteando una adecuación de los mismos.

Algunos de los aspectos a destacar serían los requisitos de resistencia al fuego de los elementos constructivos y los materiales estructurales para garantizar en todo momento la estabilidad del centro sanitario.

Veamos los aspectos primordiales a considerar en el diseño y protección contra incendios en los hospitales.

Diseño adecuado del edificio

En los últimos años el diseño de los hospitales ha pasado de concebirse como la proyección de edificaciones verticales de un gran número de plantas, a plantearse como estructuras horizontales más abiertas y permeables, facilitando de este modo posibles ampliaciones y la incorporación de nuevas instalaciones.

Este cambio principal supone una mejora considerable en la seguridad frente al fuego, ya que permite la sectorización horizontal del edificio para controlar mejor la propagación vertical del incendio y evitar la evacuación total del edificio.

En principal criterio de diseño de protección contra incendios en los hospitales es la compartimentación y sectorización. En las plantas con zonas de hospitalización o con unidades especiales como quirófanos es necesario contar con un mínimo de dos sectores de incendio de un máximo de 1.500m2.

Es posible aumentar estas dimensiones si el centro sanitario cuenta con salidas directas al espacio exterior seguro y recorridos de evacuación de menos de 25m lineales.

El resto de zonas del edificio, las más generales, también deben estar sectorizadas aunque pueden tener un tamaño mayor, llegando hasta los 2.500m2 de superficie construida, ya que las personas que se encuentren en estos espacios tendrán más facilidad para evacuar el edificio.

Diseño accesible desde el exterior

Además del correcto diseño interior del edificio, es necesario garantizar la accesibilidad exterior del mismo para los servicios de extinción de incendios y la instalación de al menos un hidrante exterior en los hospitales con una superficie superior a 2.000 m2.

Protección específica en locales y zonas de riesgo especial

Posiblemente, la unidad del hospital con mayores dificultades para la evacuación es la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Por ello es muy importante planificarla en detalle para evitar que el incendio se propague hacia ella y así contar con más tiempo para evacuar a los pacientes.

Junto con la UCI, debemos considerar como zonas de riesgo especial las salas de máquinas o espacios que contengan substancias explosivas, ya que podrían generar una catástrofe todavía mayor. Por ello es imprescindible sectorizar y controlar estas zonas, así como estudiar con detenimiento los materiales de construcción y acabado.

Disposición de medios de evacuación adecuados

En el caso de requerir una evacuación de los ocupantes del centro sanitario, es necesario contar con un plan de emergencia adaptado a cada edificio, señalizando perfectamente las salidas de emergencia, así como garantizando su desbloqueo y apertura en caso de incendio.

Disposición de equipos e instalaciones de control

Por último, para facilitar el control y la detención del fuego y garantizar la protección contra incendios en los hospitales es necesario contar con una serie de dispositivos de seguridad y alarma.

Todo centro sanitario debe contar con extintores portátiles, bocas de incendio equipadas, sistemas de detección de humo y alarma, alumbrado y ascensor de emergencia y columnas secas, éstas últimas cuando contemos con alturas superiores a 15m.

Además, todas estas instalaciones y dispositivos deben contar con un mantenimiento periódico y cumplir los requisitos del Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios, ya que todos ellos tienen una vida útil y por ello es imprescindible renovarlos para contar con la tecnología más segura y eficaz.

 

Plan de evacuación de pacientes

Si a pesar de las medidas de prevención se origina y propaga un incendio en un hospital, será necesario proceder a la evacuación parcial o total del edificio.

Por ello es muy importante que el hospital cuente con un plan de evacuación de pacientes, que establece las zonas de evacuación de cada sector, así como el orden de evacuación de los ocupantes.

Este protocolo se establece ya que en un hospital hay muchos tipos de pacientes con grados de movilidad muy variados y por ello es esencial plantear una prioridad de desplazamientos y contar con alternativas de métodos de traslado.

 

Información de la web casasolo.es  http://casasolo.es/proteccion-contra-incendios-hospitales/